El evento inicia a las 5:45. Piscos de honor

8.13.2010

Rememorando los Bosques de Armando Rojas




Por Antonio De Saavedra




Armando Rojas Adrianzén nació en Huancabamba, Piura, en el año de 1945. Realizó estudios secundarios en el colegio San Francisco de Asís de su ciudad natal. Estudió literatura en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos donde se graduó con dos tesis sobre la obra poética de Javier Sologuren para bachiller en Humanidades (1972) y doctorado en Letras (1973). Luego fue catedrático en dicha casa de estudios. Entre enero de 1971 y agosto de 1977, junto a Sologuren y a Ricardo Silva-Santisteban, editan 20 números de la revista Creación & Crítica, el último bastión de la poesía purista peruana frente a lo que lamentablemente ocurría en esos años. En 1973 edita su primer poemario: Bosques, a través de las ediciones Arte Reda y la revista Casa de Cartón, con 6 ilustraciones de Víctor Escalante y bajo el atento cuidado editorial de Javier Sologuren, libro que fue bien recibido por la crítica y por los pocos lectores de poesía en esos años. En 1975 Rojas publica a través de Ediciones De La Clepsidra (que dirigía junto a Silva-Santisteban) una traducción de El Aire Del Agua (1934) del poeta francés André Breton. A fines de ese año viaja a Francia para seguir estudios de postgrado en la Universidad de Estrasburgo y luego laboró como agregado cultural en la parisina embajada del Perú. En esa ciudad funda, junto a varios escritores latinoamericanos, la revista bilingüe español-francés Altaforte (1979-1983), donde se publican obras inéditas de poetas peruanos como César Moro y Jorge Eduardo Eielson, entre otros. En años siguientes publicaría otros destacados libros de poemas, como Sombras Y Quimeras (París: 1978-1979) y El Sol En El Espejo (París: 1983). Armando Rojas falleció en París en 1986 víctima de un inoperable tumor cerebral. Muchos de sus escritos y traducciones se han editado póstumamente, como el poemario Gaviotas En El Lienzo, editado como separata de la revista Umbral en 1988 y luego reproducido en el número 12 de la revista Lienzo en diciembre de 1991; y el poemario escrito al alimón con Silva-Santisteban Canto Al Pie De Las Colinas (Lima: Ediciones Pedernal, 1989). Por el momento queda pendiente de publicar un poemario titulado Dialecto. En 1992 en Uruguay y luego al año siguiente en Lima, Silva-Santisteban edita una amplía antología poética de André Breton con el título de Poemas (Montevideo: Ediciones Trilce; Lima: Jaime Campodónico Editor), conteniendo otras versiones inéditas de Rojas. En 1994 se editó su versión de Canto Para Un Equinoccio de Saint-John Perse (Lima: Ediciones Pedernal, 1994), además de varias traducciones de textos de César Moro publicadas en diversos medios.
Bosques, como bien lo remarca Alberto Escobar en el tomo II de su Antología De La Poesía Peruana (1973), es un gran esfuerzo por erigir un lenguaje propio, al parecer sin desmedro al barullo de la poesía peruana más inmediata al entorno de Rojas. Partiendo de obvias prestadas atmósferas sologurenianas, el poeta logra desmembrar la parsimonia heredada de la poesía vanguardista para moldear un símil entre escritura conllevada y poesía decantada. No creo que solo haya querido ir a contracorriente, sino también demostrar que con tan solo unos cuantos elementos (fijarse en los títulos de las secciones del libro), que pueden resultar al fin repetitivos, se logra construir una poesía sin tiempo ni espacio y comprometida intrínsecamente con las circunstancias que rodean al poeta (recuérdese: hablamos de los convulsos años 60’s-70’s). Más aun sabiendo que posiblemente la experiencia poética de Rojas haya nacido en pleno Huancabamba, lugar mágico y misterioso. Ello no solo es visible en una severa inducción de purismo en sus poemas, sino también en su trabajo intelectual: sus traducciones han quedado como clara muestra del encuentro entre lenguas romances poco distanciadas. Creo que a la postre deberíamos retomar la senda que Rojas nos ha mostrado para asimilar otras vertientes menos conocidas de nuestra poesía. Por ello es valiosa esta reedición en digital. Recuerdo que a mediados de 1996 estuve visitando a Róger Santiváñez en su casa de Villacampa en el Rímac, y tenía a la mano una fotocopia del № 14 de Creación & Crítica en la que se publicó el poema “Montes”, luego incluido en Bosques. Roger –como buen piurano que es— me explicó que la palabra ñija la vociferan los recios campesinos de las alturas de Piura, golpeando sus machetes en el suelo, cuando van a trenzarse en duelo a machetazos por alguna disputa territorial o afectiva. Rojas también desafió a su época, frustrada por no saber usar sus propios referentes rumbo a una poesía autentica, dilema que resolvió en cierta manera con Bosques.

Descarga "Bosques" en pdf




*Antonio De Saavedra (Lima, 1974)
Realizó estudios de Literatura en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Publicó el libro de poemas Laguna de Electricidad (1998). Prepara un nuevo libro titulado Holoturia. Textos suyos pueden leerse en:
www.antoniodesaavedra.blogspot.com. Contacto: andesaa@yahoo.com

2 comentarios:

Camila Rojas dijo...

El es mi abuelo
y me siento orgullosa de ser su nieta

Diego Lino dijo...

Muchas Gracias por compartir el PDF.