El evento inicia a las 5:45. Piscos de honor

2.01.2006

[ ... ]

Por Jaime Donato

nunca tan duro y
en extasis. una marioneta entre
todo lo desconocido y saltando
sobre el teclado.
con música en los oìdos y
el melodrama
de la estación radial.

Una torre,
dos torres,
¡son altísimas! tendré, tuve, se va
viene.
Vibran.
me avisan, me voy, sigo, no vale rendirse
son sólo palabras
c
a
e
n
l
a
s
pa
la
bras
eso es lo cierto y vibrante.
Ese ruido también ha
caído. va muriendo

ESTERTOR: la palabra
recoge, ahora
las últimas vibraciones de aquella campana hecha carne.
para entonces ya me he ido.

1 comentario:

Gregorio Lastre dijo...

muy sugestivo el poema recuerda a este otro de o.paz que dice ¡qué soy sino la sima en que me abismo?
albricias